El decrecimiento, a debate en la Liga Española de Debate Universitario

La fase final de la Liga Española de Debate Universitario se celebrará del 27 al 29 de septiembre en Melilla, en la que los mejores debatientes del país discutirán sobre la siguiente pregunta: ¿Es conveniente el decrecimiento para solucionar los problemas medioambientales y las desigualdades sociales?

El decrecimiento es una corriente de pensamiento económico, social y político que propone la reducción controlada y voluntaria de la producción y el consumo para mejorar la calidad de vida, promover la sostenibilidad ambiental y reducir la desigualdad. Este concepto surge como una respuesta crítica al modelo de crecimiento económico perpetuo que predomina en la sociedad moderna, el cual se basa en la creencia de que el aumento constante del Producto Interno Bruto (PIB) es necesario para el bienestar y el progreso.

El término se popularizó en la década de 1970, cuando pensadores como Nicholas Georgescu-Roegen y Serge Latouche comenzaron a cuestionar los límites del crecimiento económico. Argumentaron que el crecimiento ilimitado no es sostenible en un planeta con recursos finitos y que el continuo incremento del consumo y la producción conduce a la degradación ambiental y al agotamiento de recursos naturales.

Algunos de los principios del decrecimiento son la sostenibilidad ecológica, promoviendo la reducción del uso de recursos naturales y su degradación, contribuyendo a la preservación de ecosistemas y la biodiversidad, o la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero; el bienestar social, enfocado en mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas en lugar de aumentar la producción y el consumo, incluida una distribución más equitativa de los recursos, la reducción de las horas de trabajo y el fomento de estilos de vida más simples y comunitarios; la desmercantilización mediante la reducción de la dependencia del mercado y del consumo masivo, lo que implica promover economías locales, bienes comunes y prácticas de autosuficiencia y resiliencia comunitaria; así como el cambio en los valores culturales, alejándose del materialismo y el consumismo hacia una vida más austera, significativa y conectada con la comunidad y la naturaleza.

El concepto de decrecimiento ha sido objeto de diversas críticas como la posibilidad de llevar a la pérdida de empleos, una reducción del nivel de vida, recesión y reducción de inversiones. También se sostiene que el decrecimiento podría ser más perjudicial para los países en desarrollo, donde el crecimiento económico es crucial para reducir la pobreza. Además, la implementación de políticas de decrecimiento puede suponer un desafío político y social, de difícil implementación, que requiera cambios profundos en las estructuras económicas y sociales actuales.

A pesar de las críticas, hay ejemplos prácticos y movimientos que aplican los principios del decrecimiento en ecoaldeas y comunidades autosuficientes con proyectos donde se promueven prácticas sostenibles, la autosuficiencia y la vida comunitaria; transición energética para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y promover el uso de energías renovables; o movimientos de consumo responsable  que promueven el consumo consciente y responsable, fomentando la compra de productos locales y la reducción del desperdicio.

Frente a estos casos, por otra parte, se proponen otras alternativas como un crecimiento sostenible que desacople el desarrollo del uso de recursos naturales y la degradación ambiental, a través de la economía verde, la economía circular y la innovación tecnológica; o políticas redistributivas dentro del marco del crecimiento económico, abordando la desigualdad sin sacrificar el progreso económico.

Estas son apenas algunas de las cuestiones relativas a esta cuestión sin constituir un marco cerrado acerca de la conveniencia de esta corriente para solucionar los problemas medioambientales y las desigualdades sociales. El debate está servido.

— RELACIONADAS

Alsea dará sabor al talento joven de Ledu

Down Ourense gana la liga de debate entre jóvenes con discapacidad intelectual

Cepsa y Ledu apoyan al talento con discapacidad intelectual en ‘Yo tengo opinión’

Para no perderte nada,
¿quieres estar al día de nuestras iniciativas?