EY tendrá una huella negativa de carbono en 2021

El cambio climático es uno de los temas más relevantes para nuestra sociedad y, cómo no, para EY, patrocinador principal de la Liga. La ciencia es concluyente: nos enfrentamos a cambios significativos e irreversibles en el clima causados por el hombre. Sabemos que tomar decisiones es urgente si el objetivo es limitar el aumento de temperatura global a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, en línea con el Acuerdo de París. Actuar es la única manera con la que podemos evitar la catástrofe y proteger el planeta para las generaciones futuras.

Las empresas son una fuente relevante de las emisiones de carbono del mundo, por lo que desde EY, patrocinador principal de la LEDU, asumen la responsabilidad de pasar a la acción. Como colectivo, las compañías tienen los recursos financieros, las capacidades tecnológicas, el alcance global y la capacidad innovadora necesarias para encontrar las soluciones para un futuro de bajo contenido en carbono y para evitar daños irreversibles en nuestro planeta. Tenemos los medios y la responsabilidad y debemos actuar unidos.

Muchas empresas están estableciendo objetivos de reducción de carbono, avanzando hacia el neto cero y eliminando las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Sin embargo, cada vez hay más evidencias de que estas acciones no son suficientes.La compañía lo logrará reduciendo significativamente sus emisiones absolutas de carbono y eliminando y compensando la cantidad restante de nuestras emisiones anuales.

EY reducirá sus emisiones absolutas en un 40% en todos los alcances 1, 2 y 3 en 2025, alcanzando su SBT de 1,5˚C y eliminando las emisiones residuales a la atmósfera

Su ambición de llegar a ser carbono-negativos en 2021 se basa en el logro alcanzado en 2020 de neutralidad de carbono y nos ayudará a crear valor a largo plazo para sus stakeholders y la sociedad en general.

La transformación de EY para convertirse en carbono negativo se combina con un enfoque de apoyo a nuestros clientes, lo que le permite aumentar su impacto más allá de nuestra propia organización. Utiliza sus redes de influencia para compartir sus experiencias y servir de catalizador para el cambio, colaborando con otros para encontrar soluciones juntos.

Esta ambición refleja un cambio en las expectativas de sus grupos de interés, especialmente de los profesionales de EY. Se trata de una de las formas en las que materializa su propósito de construir un mundo que funcione mejor y seguir creando valor en el largo plazo – jugando un papel relevante contra el cambio climático y protegiendo nuestro planeta.

En el proceso de ser neutros en carbono en 2020 se preguntó qué más podría hacer. La crisis del COVID-19 redujo sus emisiones de los viajes de negocios y los equipos de EY fueron capaces de proporcionar un servicio al cliente excepcional. Esto le dio una nueva perspectiva de cómo podría ser un futuro bajo en carbono y nos hizo desafiar la opción de volver a los viejos hábitos a medida que el mundo se recupera.

También vio cómo se creaba un impulso a su alrededor, con empresas y países enteros estableciendo objetivos de cero emisiones netas. Pero desde EY sabían que tenían que ir más allá para lograr un impacto aún mayor y acelerar su propia transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono. Querían asegurarse de que lo hacía de manera que impulsara el rendimiento empresarial, permitiéndose crear valor y nuevas oportunidades a partir de la sostenibilidad.

Los 300.000 profesionales de EY en todo el mundo fueron su mejor motivación para seguir esforzándonos. Ser negativos en carbono comprometerá e inspirará a los profesionales de la Firma, animándoles a ser más conscientes de su impacto en el planeta mientras continúan proporcionando un servicio al cliente excepcional. También construirá su reputación, atrayendo a aquellos talentos que tienen como objetivo trabajar para empresas responsables.

Ninguna organización puede hacer esto sola. En EY están orgullosos de seguir el camino de los pioneros de la sostenibilidad que les han inspirado y motivado, y de trabajar con organizaciones con nuestros mismos objetivos de futuro.

Utilizará su red de relaciones para impulsar el cambio más allá de la Firma, aprovechando su participación en organizaciones e iniciativas para dar forma a nuevas políticas y reglamentos. Esto incluye su trabajo con el S30, el Foro Económico Mundial (incluido el Consejo Empresarial Internacional del FEM), la COP26, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, la campaña «Race to Zero» y muchos más. A través de estas colaboraciones, ganará el impulso necesario hacia una sostenibilidad que protege y crea valor para todos.

— RELACIONADAS

El Colegio Torrevelo-Peñalabra, ganador de la Liga UNEATLANTICO, representará a Cantabria en la Copa Ledu

Granada gana el X Torneo CDU

El IES Calderón de la Barca, representante madrileño en la Liga FP

Para no perderte nada,
¿quieres estar al día de nuestras iniciativas?